STARTUP LANZARÁ MONEDA VIRTUAL PARA INVERTIR EN ENERGÍAS RENOVABLES.

La popularidad de las llamadas criptomonedas se está expandiendo hacia nuevos mercados, y uno de ellos es el de Energías Renovables. Y es que las monedas virtuales están cambiando el panorama comercial al digitalizar las transacciones, y en el caso de las Energías Renovables, Chile ya dio el puntapié inicial con una criptomoneda local.

La idea fue de la startup chilena Belinus, la cual busca incrementar el número adquisiciones y transacciones en el sector de energía renovables, que en durante el año 2016 alcanzó su punto más alta de la década con un alza del 47%, llegando a US$ 293 mil millones del mundo.

El presidente de la Asociación Chilena de Energías Renocables y Almacenamiento (Acera), José Ignacio Escobar, señala que las criptomonedas son una tendencia global creciente en este sector, pues facilitan las transacciones en el mercado. Además, agrega que la virtualización incrementa la participación de personas en la creación de proyectos energéticos: “Las plantas renovables requieren una alta inversión y las criptomonedas permiten expandir los tipos de consumidores que se involucran en proyectos. Además, da mayor cobertura mundial y se amplían los negocios locales, afirma Escobar.

Estonia y Australia son dos ejemplos que evidencian los efectos positivos de este nuevo modelo de negocios. “La experiencia internacional con las criptomonedas ha sido positiva, esperamos que en Chile, como plataforma mundial de energías, tenga un comportamiento similar que Estados Unidos y Europa, dice.

Dos criptomonedas

En el mercado de energía proveniente de recursos renovables, Chile ocupa el primer lugar a nivel mundial, por lo que es considerado uno de los mejores mercados para invertir en el área y desarrollar proyectos en esa dirección.

En este escenario, la stratup Belinus, que recibió $25 millones de CORFO lanzará Solar Token, una criptomoneda hecha para financiar el desarrollo de una plataforma para “adquirir y financiar proyectos de energía renovable”, afirma Daniele Aresu, cofundador de Belinus. Solar Token tendrá un precio de US$ 0,8 y en un principio será de venta privada a un precio menor para luego convertirse en algo público. Si bien esta criptomoneda no puede ser utilizada para realizar transacciones, quien la compre tendrá prioridad en las futuras subastas de energía una vez que la plataforma esté operativa, o bien transarla en un intercambio de criptomonedas.

Aresu estima que la plataforma tecnologícia para las transacciones estará lista para el año 2020. También crearán una segunda criptomoneda, Kali Token, que será utilizada para concretar las transacciones de energía.

“Serán tokens que representarán contratos inteligentes que equivalen a kilowatts-hora de energía. Los usuarios estarán comprando en realidad un derecho a energía futura, a un determinado precio y por un determinado tiempo, explica Aresu.

El Kali Token permitirá que clientes de otros países inviertan en proyectos de energía futura renovable en Chile.