JPMorgan y Capital Economics esperan más recortes de tasas en Chile a fin de año y a inicios de 2020.

Un recorte de tasa menor al esperado por JPMorgan fue el que aplicó ayer el Banco Central de Chile (BCCh). El banco de inversiones tenía previsto que, considerando los movimientos sociales del último tiempo, el ente emisor decidiría bajar el costo de los préstamos en 0,50 puntos base, pero finalmente el comité “decidió actuar cautelosamente” y lo hizo en 0,25 a 1,75%.

En un informe, la firma destacó específicamente un párrafo del reporte del Banco Central para el cuarto trimestre del año, en el que se deja entrever que será ese el período seleccionado “para abordar las implicaciones económicas del shock experimentado en los últimos días, las perspectivas de inflación y, por lo tanto, la respuesta de la política monetaria”.

Así las cosas, JPMorgan espera que el BCCh recorte nuevamente los tipos en 25 puntos base en diciembre, “seguido de otros 25 puntos en el primer trimestre de 2020 para que la tasa de política converja al 1,25% en marzo; el riesgo sigue sesgado a una mayor acomodación monetaria”.

La consultora británica Capital Economics esta de acuerdo en su informe. “En ese punto, es probable que tanto la actividad económica como la inflación se hayan fortalecido. Mientras tanto, los mercados solo están fijando precios en 25 puntos base de recortes en los próximos seis meses”, destacó.

Pronóstico para el PIB

JPMorgan mantiene su pronóstico de crecimiento del país para 2020 por debajo del consenso (de 2,3%) y descarta que una expansión por debajo de su potencial continuará presionando a la debilidad, “disminuyendo la inflación de los servicios básicos y proporcionando más espacio para la política acomodativa”.

Respecto de las medidas anunciadas por el presidente Sebastián Piñera -que tendrían un impacto neto en el costo fiscal de 0,2% del PIB-, la firma destacó que no ve “una compensación por el probable impacto negativo de los disturbios sociales en la confianza empresarial y la inversión”.

“Además, creemos que la acomodación de la política monetaria será menos efectiva en medio de la flexibilización sincronizada de los mercados emergentes, particularmente el canal de tipo de cambio que es muy relevante para las economías abiertas dependientes de las materias primas como Chile”, agregó.

Por su parte, Capital Economics indicó que ya tenía previsto que el crecimiento del país sería “decepcionante” durante la segunda mitad del año. “Durante mucho tiempo hemos mantenido una visión negativa sobre la economía de Chile este año y esperamos que el crecimiento promedie alrededor de 2,3% interanual durante la segunda mitad del año. La confianza del consumidor sigue siendo baja, y las importaciones de bienes de consumo han seguido debilitándose, lo que apunta a una mayor desaceleración en el gasto de los hogares. Y aunque esperamos una recuperación general en los próximos seis meses, es probable que sea lenta”, agregó.