Terminal de Productos Pacífico de Coronel contará con dos muelles para atención de naves

Suspendida hasta nuevo aviso quedó la votación de la Comisión de Evaluación Ambiental del Gobierno Regional del Biobío, que en su sesión programada para este lunes 21 de octubre votaría la aprobación o el rechazo al proyecto del Terminal de Productos Pacífico de Copec, a instalarse en el sector Escuadrón de Coronel, en el sur de Chile.

Esto tras el rechazo expresado por el alcalde de Coronel, Boris Chamorro, quien manifestó que el desarrollo no coincidía con el plan regulador comunal. De igual forma acusó vicios en el proceso efectuado por SEA Biobío, ya que las fechas de entrega de documentación fueron cerradas antes de los plazos establecidos. Ante esa situación la autoridad interpuso un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Concepción.

En virtud de esa situación, el intendente de la región del Biobío, Sergio Giacaman envío una solicitud para el que SEA Biobío suspendiera la votación, resolución que finalmente fue ratificada por la directora del SEA Biobío, Silvana Suanes.

El proyecto

La iniciativa que implica una inversión de US$68 millones, de acuerdo con los antecedentes entregados por la empresa al SEA Bío para obtener la Resolución de Calificación Ambiental, comprenderá dos terminales marítimos. Uno para operación de naves mayores (buque tanque) y otro para menores (barcazas), según consignó Diario Concepción.

“Asimismo, contempla instalaciones de almacenamiento y distribución de combustible con 7 tanques de almacenamiento (precisó el gerente) con una capacidad total agregada de 190.000 metros cúbicos, tanques de combustibles de apoyo operacional y consumo esporádico que totalizan 375 metros cúbicos, más un tanque de corte, mesas de carga de combustibles para camiones cisterna, líneas o tuberías que permitirán el traslado entre los distintos componentes”, se detalló en la descripción entregada para su revisión ante el organismo público.

Sistema contra incendios

Uno de los aspectos que más preocupa a la comunidad es una eventual emergencia. Sobre esto, la compañía tiene un plan.

En la documentación entregada por Copec se detalló que “el diseño se basa principalmente en que los tanques que contengan combustibles clase I (gasolinas) cuenten con un sistema de extinción de incendio y un sistema de refrigeración de su manto, y los de clase II (diésel, kerosene), aledaños a los de clase I, cuenten con un sistema de refrigeración de manto. El objetivo de ello es que en caso de incendio se aplica espuma en la parte superior del tanque para extinción, a la vez que los tanques aledaños son refrigerados en el manto expuesto a la radiación térmica de modo que el incendio no se extienda a otros tanques”.

Igualmente, los depósitos que puedan almacenar combustibles Clase I y Clase II contarán con un sistema de enfriamiento con agua conforme se indica en el artículo 96 del D.S. N°160/2008. “Para esto, se utilizarán anillos de refrigeración dispuestos en la parte superior de los tanques, los que serán seccionados de manera que el uso del agua sea de manera eficiente en caso de incendio. Alternativamente a los anillos, se podrán utilizar monitores de agua dispuestos en el perímetro de la zona estanca de seguridad”, se informó en el documento.

Cabe hacer notar que para obtener los permisos para su levantamiento, se empleará a un máxima de 270 personas y para su operación se requerirá de 17 trabajadores, indicó la empresa.