Chile llevará al Foro Económico Mundial de Davos mensaje de confianza a inversionistas ante crisis

La delegación chilena que viajará al Foro Económico Mundial de Davos, encabezada por el ministro de Economía, Lucas Palacios y el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, Rodrigo Yáñez, transmitirán un mensaje de tranquilidad a los inversionistas tras la crisis social, según las propias palabras del subsecretario de la Subrei.

“Chile va a permanecer como un país abierto al comercio y a la inversión, independientemente de la discusión constitucional”, señaló Yáñez, aludiendo al plebiscito organizado el 26 de abril para decidir si el país inicia o no un proceso constituyente.

En los encuentros con actores públicos y privados en Davos, los representantes chilenos explicarán que el debate constitucional que se vive hoy en el país no afectará al pleno respeto a los tratados internacionales ratificados por Chile, “incluidos los de libre comercio y protección recíproca de inversiones”, subrayó.

El abogado también añadió que la crisis social tuvo un impacto que se calcula entre un 1% y un 1,5% del producto interno bruto (PIB), aunque de cara al exterior, fueron más bien las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos las que causaron que las exportaciones se redujeran un 7,1 % en 2019.

Por ello, Yáñez afirmó que el acuerdo firmado esta semana entre Estados Unidos y China, que inicia una primera fase de reducción de tensiones arancelarias, es visto de forma positiva por nuestro país, que ya en diciembre, cuando se anunciaba esta firma, registró un ascenso interanual de sus exportaciones tras meses de descensos.

Además, agregó que “ninguno de los inversionistas internacionales ha manifestado intención de irse del país o de cambiar sus planes”, aunque reconocen que siguen el proceso con “cautela y tensión”, a lo que el Gobierno intenta responder con transparencia en el debate político.

También recordó que frente a la situación coyuntural, “Chile es un país que ha reducido su pobreza desde el 40% al 8% de la población en 30 años, sigue siendo el de mejor índice de desarrollo humano en la región y, por lo tanto, hay cosas de las que tenemos que estar orgullosos”.

“Ello no significa el dejar de reconocer que tenemos una tarea importante por delante, la de convertirnos en un país desarrollado teniendo una sociedad más justa, con una mejor distribución de los ingresos y que, al mismo tiempo, sea competitiva y genere desarrollo económico”, concluyó Yáñez.

Fuente: EMOL