Banco Central actualiza marco de la política monetaria

Una nueva versión del documento que establece el marco en el cual estructura su política monetaria publicó ayer el Banco Central.

El texto, que reemplaza al vigente desde 2007 y, por ende, incorpora los cambios en el proceso de toma de decisiones que han ocurrido desde entonces, busca reflejar la práctica efectiva de conducción de su mandato.

Por eso, explicaron desde la entidad, no debiese entenderse como un anuncio de cambio en la forma de hacer política monetaria, sino como una explicación actualizada de dicha forma.

Por ejemplo, los parámetros que definen la operación de la meta de inflación son: (i) el índice de precios para el cual se define la meta (inflación IPC); (ii) el valor escogido para la meta (3%); (iii) el horizonte de política (en torno a 2 años), y (iv) el instrumento operacional (Tasa de Política Monetaria, TPM). Así, agregan, el rango meta no aparece en este grupo, puesto que en la práctica no ha formado parte del esquema para fijar la TPM.

En este sentido, que la inflación estuviera fuera del rango de 2% a 4% no determinó que la reacción de la política monetaria haya sido mecánicamente más intensa. Esto último, acotaron, depende de los elementos que afectan la inflación proyectada, tales como la naturaleza y persistencia de los shocks, el estado inicial de la economía y la evolución de las expectativas de inflación.

Como se discute en el documento, el rango que va entre 2% y 4% sí provee una métrica para la evaluación de la política monetaria y, aún más, se señala que tener como objetivo el que la inflación proyectada se ubique en 3% anual en torno a dos años implica que la inflación debería fluctuar la mayor parte del tiempo entre los valores antes citados, como efectivamente lo ha hecho.

El rango, se explicó, señala también algunas características sobre el esquema de metas de inflación del banco.

Primero, que la entidad tolera desviaciones transitorias de la inflación respecto de 3%, por los shocks a los cuales está expuesta la economía chilena en el tiempo, el rezago de la política monetaria, y la inconveniencia de tener una elevada volatilidad de tasas de interés, entre otras variables macroeconómicas que se consideran.

Segundo, el rango señala el nivel de variabilidad normal que cabe esperar de la inflación a lo largo del ciclo económico. Tercero, de acuerdo a lo explicado desde el ente emisor, la simetría de la amplitud del rango revela que el Central tiene una preocupación similar por las desviaciones de la meta en ambas direcciones.